Los fabricantes de vehículos ligeros y pesados como General Motors, Nissan, Toyota, Ford y Daimler, así como sus proveedores de autopartes, informaron que cumplen con el plan de requisitos sanitarios solicitados por las autoridades federales y estatales, por lo que están en espera de la respuesta del IMSS sobre la autoevaluación del protocolo, la cual podría demorar hasta 72 horas.

Desde la publicación de los lineamientos, la industria automotriz se declaró lista para el arranque de labores, por lo que se procedió al llenado de los requerimientos del Seguro Social, pues el grueso del sector se había adelantado a los ajustes de los procesos.

General Motors, Nissan y Toyota informaron que aún no tienen fecha de arranque de actividades de manufactura, pero la comunicación con sus matrices en Norteamérica está abierta para adecuarse a las nuevas formas de laborar y evitar contagios del Covid-19.